Te reto a que escuches tu voz interior y descubras si te ayuda a conseguir lo que deseas o todo lo contrario, te sabotea y bloquea tu camino.

No se si alguna vez te has preguntado como se genera esta voz interior que nos habla y nos cuanta historias. Algunas veces nos recuerda lo vivido en el pasado y otras nos proyecta lo que va a suceder en un futuro.

Cuando reside en el pasado… te recuerda situaciones, experiencias, momentos vividos y que ya no volverán nunca más pero, ¿cómo te sientes cuando aparecen en tu mente?

Cuando vive en el futuro … te muestra simulaciones de lo que podría suceder a la tarde, a la mañana, en una reunión, en un encuentro, en un examen… Y esto todavía no ha sucedido pero ¿cómo te sientes cuando aparecen estas simulaciones en tu mente?

Y en el ahora, en este preciso momento, leyéndome, tienes la oportunidad de disfrutar de cada palabra y conectar con tu corazón. Tu mente está en el presente.

¿Dónde reside tu mente normalmente,
en el pasado, el presente o futuro?

Nuestra mente esta entrenada y programada, desde pequeños nos va llegando información y cada uno de nosotros lo vive y siente a su manera.

Las experiencias que vivimos forjan nuestras creencias y valores. De cada experiencia se nos quedan gravados unos recuerdos, sensaciones, emociones… que muchas veces ni nos acordamos pero allí están y salen a la luz cuando salimos de nuestra zona de comodidad.

Seguro que alguna vez has sentido que se disparan alertas en tu mente, cuerpo, emoción… Pude que haya alguna creencia o valores en tu mente inconsciente que disparan estas alertas y nos preparan para actuar de alguna manera.

Si sentimos miedo, nervios, inseguridad … que acción tomaremos?
Si sentimos confianza, motivación, seguridad,… que acción tomaremos?

 

¿Qué pensamientos alimenta tu mente?

 

Así que te propongo observar tu mente e identificar si actúa a tu favor o contra ti. ¿Te recuerda todos tus éxitos potenciando tu confianza y motivación para tomar acción? ¿O todo lo contrario, te pone muchos “Y si te ocurre esto…”, “ Y si no lo sabes hacer…” “y si no sale bien”…?

Es muy importante conocer nuestra mente y lo que nos cuenta para así aprender de ella sin identificarnos con ella.

 

Cada vez que crees como verdad absoluta lo que te cuenta tú mente, puede que estés dejando de experimentar muchas cosas en tu vida.

 

Los pensamientos son solamente pensamientos.

Tu decides si son verdaderos.

Cuando empezamos a cuestionar nuestros pensamientos, empezamos a dudar de su certeza y permitimos que entren nuevas ideas.

 

Una vez conozcas más a tu mente, podrás empezar a entrenarla para que trabaje a tu favor.

Te invito a que tomes consciencia de tu diálogo interior y empieza a transformar tus pensamientos. Escúchala, cuestiónale todo y luego, toma acción! ¡Solamente tú puedes hacerlo!

 

Comparte tu opinión y si decides pasar a la acción, cuéntame tu experiencia para que los demás también se animen!

Gracias por leerme,

Bet Masallera